¿Es rentable comprar un Kinect?

Han pasado tres años desde que Microsoft hiciera oficial el lanzamiento de Kinect, uno de los acontecimientos más importantes en la industria de los videojuegos. A la luz de los hechos, todavía existen personas que tienen serias dudas sobre la compra del moderno accesorio, que si bien divierte y entretiene, aún no convence del todo.

Kinect

Comprar un Kinect no es una decisión errónea, por el contrario, el aporte de esta tecnología avanzada hace posible que descubramos un método de entretenimiento creativo que escapa de lo convencional. El problema radica en la inversión que supone un accesorio que se limita únicamente al entretenimiento básico en familia y con los amigos.

Desde un punto de vista técnico y visual, la galería de juegos en Kinect es muy precaria. Sin embargo, existe una enorme lista de títulos que puedes disfrutar de mil maneras. El secreto detrás del relativo éxito de Kinect radica en la interacción de sus controles para divertirse en conjunto.

Kinect 2

Si lo tuyo son los juegos personalizados, con gráficos realistas e individuales, entonces Kinect no te servirá en lo absoluto. Para jugar en Kinect no hay que ser un experto, cualquiera lo puede hacer independientemente de la edad. Debido a esta generalización en el sistema de control, es obvio que los jugadores más veteranos se sientan insultados.

Aunque el precio del sensor no ha variado desde su lanzamiento, Kinect es una propuesta sugerente para pasar un buen rato en casa en compañía de los amigos. A pesar que la lectura de movimientos no es muy precisa, es difícil no sentirse tentado a jugar una partida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada