Los errores que no sabías del test de Rorschach

Hace unos días Google rindió homenaje a Hermann Rorschach, incluyendo en su doodle una transición de proyecciones con diferentes figuras para interpretar libremente. Pero lo que pocos saben es que el famoso test de Rorschach tiene muchos errores y detractores, y aquí te los contamos.

Los errores que no sabías del test de Rorschach

Ahora que todo el mundo habla del test de Hermann Rorschach, y más que uno se animó a indagar sobre cómo funciona esta evaluación psicológica, no estaría de más añadir un poco de intriga a la decisión de Google de homenajear a Rorschach (cuyo test fue duramente criticado) en vez de celebrar otros acontecimientos más relevantes como el aniversario 118 de los rayos X, un descubrimiento científico comprobado.

Sí, es muy bonito la idea de jugar con las transiciones de figuras de Rorschach, que pretendía mediante la interpretación sugestiva y una serie de patrones un tanto imprecisos, determinar la personalidad de una persona.

Pero como decíamos inicialmente hay varios errores que hicieron del test de Rorschach un trabajo sin validez científica, una teoría pseudocientífica. Por ejemplo, no habían grupos de control, no hay exámenes estadísticas, ni una validación de test que distinguiera un método objetivo de evaluación.

Pero sobre todo, el test de Rorschach intenta definir algo demasiado complejo como la personalidad, un tema que resulta divagante e impreciso de fijar, especialmente si todo se resume a la manera de interpretar una figura. ¿Qué tal?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada